PORTUGAL

31 03 2008

Flag of Portugal.svg                                           COA of Portugal.svg

Portugal, oficialmente la República Portuguesa  es un país soberano miembro de la Unión Europea, constituido en democrático de Derecho. Su territorio, con capital en Lisboa, está situado en el sudoeste de Europa, en la Península Ibérica. Limita al este y al norte con España, y al sur y oeste con el océano Atlántico. Comprende también los archipiélagos autónomos de las Azores y de Madeira, situados en el hemisferio norte del océano Atlántico, además del archipiélago deshabitado de las Islas Salvajes, al sur de Madeira.

Portugal ha sido testigo de un flujo constante de diferentes civilizaciones durante los últimos 3.100 años. Íberos, tartesos, celtas, fenicios y cartagineses, griegos, romanos, germanos (suevos y visigodos), musulmanes, judíos y otras culturas han dejado huella en la cultura, historia, lenguaje y etnia. Durante los siglos XV y XVI, Portugal fue una de las mayores potencias económicas, sociales y culturales del mundo, así como su imperio, que se extendía desde Brasil hasta las Indias Orientales. Es un país desarrollado miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y miembro fundador de la Eurozona, la OCDE y la OTAN.

La Historia de Portugal es la propia de una nación europea cuyos orígenes se remontan a la Baja Edad Media, ampliando sus territorios durante la Era de los Descubrimientos hasta crear un vasto imperio y convirtiéndose en una potencia mundial entre los siglos XV y XVI. Portugal entró en decadencia perdiendo gran parte de su riqueza y status, lo que comenzó por la pérdida de su fuerza militar y naval en el desastre Alcacer-Kibir, y de su flota, que fue incorporada a la Armada Española, lo que no permitió que el país defendiera sus posesiones de ultramar. Volvió a ser arruinado en 1755 con la destrucción casi total de su capital por un terremoto, a comienzos del siglo XIX con las Guerras Napoleónicas y en 1822 con la independencia de su mayor colonia, Brasil. Una revolución en 1910 depuso la monarquía, pero la República fue incapaz de solventar los problemas de un país inmerso en la conflictividad social, la corrupción y los enfrentamientos con la Iglesia. En 1926 un golpe de Estado dio paso a una dictadura que se mantuvo en el poder hasta 1974, cuando una revolución de militares de izquierda impuso la democracia. Al año siguiente, Portugal declaró la independencia de todas sus posesiones en África. Es socio fundador de la OTAN, OECD y la EFTA. En 1986 ingresó en la CEE actual Unión Europea.

  • El Algarve, al sur de Portugal, es por excelencia el punto turístico de portugueses y extranjeros. El clima y la temperatura del agua son los principales factores que contribuyen al gran crecimiento turístico en esta región. La inauguración del aeropuerto de Faro en la década de los 60 contribuyó inmensamente al aflujo de turistas de las más diferentes nacionalidades, en especial británicos, alemanes y escandinavos.
  • Lisboa y Oporto atraen también muchos turistas, siendo consideradas ciudades especialmente atractivas por su vida nocturna, su estrecha relación con sus respectivos ríos (Tajo y Duero) y por sus monumentos. Oporto es una ciudad que tiene un lugar relevante en el panorama cultural del país y de Europa. Fue Capital Europea de la Cultura en 2001. La Fundación de Serralves y la Casa de la Música son de visita obligatoria. El club de fútbol de la ciudad es también uno de los más conocidos de Europa.
  • Madeira es también un centro turístico, tanto por su clima agradable durante todo el año como por su excepcional gastronomía.

Otras atracciones turísticas importantes son las ciudades de Chaves, Tomar, Sintra, Aveiro, Coimbra, Évora, Braga y Guimarães; y el valle del río Duero.

Cristina Montes Alvarez